domingo, 19 de marzo de 2017

Confesión de un patriota

Jovellanos a su amigo Carlos Posada:
Sí, tú lo sabes; sabes que mis días,
partidos siempre entre Minerva y Temis,
corrieron inocentes, consagrados
siempre al público bien. Sabes que en ellos
sumiso y fiel la religión augusta
de nuestros padres, y su culto santo
sin ficción profesé. Que fui patrono
de la verdad y la vitud, y azote
de la mentira, del error y el vicio.
Que fui de la justicia y de las leyes
apoyo y defensor, leal y constante
en la amistad, sensible y compasivo
a los ajenos males; de la pura
y cándida niñez padre, maestro,
celoso institutor; y de la patria,
¡oh cara patria!, de tu bien, tu gloria
constante y ciego promotor y amigo.

4 comentarios:

  1. No miente, por eso le fue como le fue.

    Tengo sus obras completas en la edición de 1845 y provocan verdadera admiración (a quien no haya perdido esta facultad). Habla con conocimiento de causa y lucidez de legislación; educación; gramática española, francesa e inglesa; filosofía; fiscalidad; historia; arte; literatura; economía; ciencias naturales... Escribe poesía, teatro, incluso unas memorias.

    En otro país, o en el nuestro en otro tiempo, con tal fruto qué no habría germinado, pero en España con Carlos IV, Fernando VII y la invasión francesa toca repetir una vez más los versos del romance del Cid: qué buen vasallo si oviesse buen señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es, sin duda, uno de los grandes. Encontrarse con él es encontrarse con la mejor versión de nosotros mismos.

      Eliminar
  2. http://www.chronicle.com/article/The-Academic-Home-of-Trumpism/239495?cid=wsinglestory_41_1

    ResponderEliminar
  3. https://www.nytimes.com/2017/03/17/nyregion/norman-podhoretz-still-picks-fights-and-drops-names.html?_r=1

    ResponderEliminar

El alumno incompetente

Si nos tomamos en serio las competencias, cuanto más valor otorguemos al saber hacer, más nítidamente se nos pondrá de manifiesto lo que Se...