viernes, 28 de noviembre de 2014

Requetés

"No peleaban, sino vertían, como en el Apocalipsis, la copa de la ira del Señor"

Federico García Sanchiz, 
Del robledal al olivar. Navarra y el carlismo.

El dardo en la palabra

Karl Kraus en su lecho de muerte, al oír la noticia de que los japoneses habían invadido Manchuria, dijo: "Nada de esto habría sucedido si hubiéramos sido más estrictos en el empleo de la coma". Es decir:


Para compensar las siniestras profecías de los bárbaros, Carlicos Jiménez me escribe desde Alghero:


Tengo una historia de amor con Lleida

Y estoy encantado de que sea así.
El ciclo sobre los lugares de la filosofía está funcionando aquí muy bien. ¿Por qué? ¡Pues vete a saber! ¿Por qué se crea una conexión mayor en unos sitios que en otros? ¿Por qué, incluso, hay un punto de emoción en mis palabras, aquí, en Lleida, que me sorprende a mí mismo? Uno habla lo mejor que puede, pero no puede crear con sus palabras las condiciones con que será recogido lo que dice. Ni tan siquiera las condiciones con que se escuchará a sí mismo.


Delante de Caixaforum de Lleida está el Genet Blau, una librería de viejo. Hoy he entrado. Y si hubiese podido, hubiese salido de allí con un par de carretas repletas de libros. No sé si la gente lletraferida de la ciudad es consciente del valor de lo que se guarda en sus estantes.

Me he gastado una pasta. ¡Y menos mal que me había puesto un tope y he entrado decidido a no superarlo en ningún caso!
Esto es lo que he seleccionado y me he traído a casa:




Don Federico decía de sí mismo que era "charlista", pero la hache es muda.


¡Del 33, ya ven, qué mal profeta era Kant!

Poco a poco sigo adelante, empeñado en ir dando forma, al menos imaginaria, a mi "Enciclopedia de las cosas que no le interesan a nadie".



Me he encontrado entre el público de la conferencia con dos navarros, Pilar Guembe y Carlos Goñi, de Obanos, además. Sus infanzones tenían como lema "Pro libertare patria, gens libera aestate".  ¿Y saben qué? ¡Para nacionalistas, nosotros!

Y la guinda:

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Tarragona

Me despido de Tarragona. He acabado las cinco conferencias sobre los lugares de la filosofía. Creo que dignamente.

Les he dicho un adiós parsimonioso a las murallas de la ciudad, que a medida que la tarde declinaba parecían crecer sobre sus sombras, y a la loba capitolina, nuestra madre común, 

a los gatos que merodean por entre las ruinas. No hay visitantes mas fieles de las antigüedades.

y a mi librería en Tarragona, una joya.

 Y en sus estantes he descubierto uno de los primeros libros de un gran autor, Landsberg, del que ya he hablado por aquí. ¿Cómo no admirar a alguien que, en sus Reflexiones sobre Unamuno, dejó escrito:"No pretendamos arrebatar al español su fecundo descontento de sí". Ha sido un hallazgo emocionante, tanto que por su culpa he llegado con el tiempo justo a mi última conferencia.

Leo Strauss and the Problem of Political Philosophy

Notre Dame Philosophical Reviews

Una mujer

... tiene los mismos derechos que cualquier otro hombre.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Los semblantes del privado

Quizás, como decía Calderón, haga falta desmentir
... a quien murmura
que se embotan los aceros
en el corte de las plumas.

Pero el capitán Andrés Fernández de Andrada dejó para siempre desmentido, con su Epistola moral a Fabio, a quien se atreva a sugerir que se embotan las plumas con el corte del acero. 

Más quiere el ruiseñor su pobre nido
de pluma y leves pajas, más sus quejas
en el bosque repuesto y escondido,

que agradar lisonjero las orejas
de algún príncipe insigne, aprisionado
en el metal de las doradas rejas.

Triste de aquel que vive destinado
a esa antigua colonia de los vicios,
augur de los semblantes del privado.

La colonia de los vicios es la Corte; el privado, el consejero o ministro del monarca; "augur de los semblantes del privado, un endecasílabo perfecto. El poeta en lugar de “rostros” habla de “semblantes”, porque el semblante, además de la cara, es el estado de ánimo que se asoma en cada momento al rostro. Los cortesanos están obligados, por profesión, a ser hermeneutas. 

Ha sido Antonio Pérez quien me ha despertado estos versos de Fernández de Andrada, pues en uno de sus aforismos dice: "Privados llama la lengua española, quizá porque, en siendo privados, se hallan privados de la seguridad natural".

Y ya que estamos con la Epístola moral a Fabio, despertemos también sus últimos versos:

Ya, dulce amigo, huyo y me retiro
de cuanto simple amé: rompí los lazos.
Ven y sabrás al grande fin que aspiro,
antes que el tiempo muera en nuestros brazos.

El principio de autonomía


Gobiernos europeos compran petróleo al Estado Islámico

Pero esto no es noticia

viernes, 21 de noviembre de 2014

De Higinio a Antonio Pérez

Higinio, fábula CCXX: 
Cura [Inquietud], atravesando un río, vio abundante arcilla, la cogió meditabunda y empezó a modelar un hombre. Mientras reflexiona sobre qué había hecho, se presentó Júpiter; Cura le pidió que le diera un espíritu, cosa que consiguió fácilmente de Júpiter. Queriendo Cura ponerle su propio nombre, Júpiter se lo prohibió y dijo que había que darle el suyo. Mientras Cura y Júpiter discutían, se levantó Telus [la Tierra] y dijo que se le debía poner su nombre, puesto que había ofrecido su cuerpo. Tomaron a Saturno como juez; Saturno les dio el siguiente veredicto: “Tú, Júpiter, puesto que le diste espíritu recibirás (su alma después de su muerte; Telus, puesto que le dio el cuerpo, recibirá) su cuerpo. Como Cura fue la primera que lo modeló, mientras que viva, que lo posea Cura; pero puesto que hay controversia sobre su nombre, se llamara “homo” porque ha sido hecho de “humus”".

Antonio Pérez, secretario de Felipe II:
En la vida humana todo es arte. Quizás quiso decir también esto quien dijo "Militia vita hominis", porque ¿qué mayor guerra que haber de vivir con el arnés del arte a cuestas siempre?

De naranjas y de hombres

Cuenta Voltaire en sus Memorias que un dia La Mettrie le dijo al rey Federico II de Prusia que estaba celoso de Voltaire, por los favores que recibía. El rey le contestó: "La naranja se exprime y se tira cuando ya no tiene jugo". Añade Voltaire: "La Mettrie no tardó en comunicarme este bello apotegma, digno de Dioniso de Siracusa"

Pero el bello apotegma lo he encontrado en Antonio Pérez, secretario de Felipe II: "Los reyes usan de los hombres (decía un gran consejero, señor grande) como de naranja, que en sacándoles el zumo los arrojan de la mano".

De árboles y almas

I
Antonio Pérez: El hombre, árbol inverso a los ojos humanos: no tal, sino derecho a la verdad, si tiene su raíz, el ánimo, digo, arraigado en su lugar natural de donde procede, el cielo.

II
Platón: los hombres somos como árboles con las raíces en el aire, apuntando hacia el cielo... 

III
Visiones de ángeles, las copas de los árboles
tal vez son raíces, bebiendo los cielos;
y en el suelo, las raíces profundas de un haya
se les antojan silenciosas cumbres

Rilke, Vergeles, XXXVIII

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Aforismos de Antonio Pérez, secretario de Felipe II

  • La fortuna se ha de temer cuando más se tenga en la mano.
  • Los príncipes habrían de temer a los historiadores más que a los grandes pintores las feas mujeres.
  • Quien pierde la voluntad, fácilmente pierde el juicio.
  • Los reyes imiten a Dios, que no descubre su grandeza con estruendo: non in commotione Dominus, non in igne Dominus; sibilus aurae tenuis.
  • El miedo, veneno frío, comparado al de la cicuta.
  • La esperanza, viático de la vida humana.
  • Hombres hay, y suelen ser los que más valen, que perdidos son más estimados que poseídos.
  • El hombre, árbol inverso a los ojos humanos: no tal, sino derecho a la verdad, si tiene su raíz, el ánimo, digo, arraigado en su lugar natural de donde procede, el cielo.
  • Sepultura del ánimo, un cuerpo triste.
  • No penetra tanto el corte de un cuchillo agudo, ni el sol mismo, como el ojo de un amigo.
  • Un corazón muy lleno de contento suele no poder dar parte de sí a la lengua ni a la pluma.
  • Gran gloria de ánimos, derramar gracias sin esperanza de fruto. A imitación de Dios, que llueve en los carrascos, en los pedregales y en los arenales.
  • El amor, última filosofía de la tierra y del cielo.
  • El consejo del escarmiento las más veces llega tarde.
  • La elección acertada, parte de las mayores de la prudencia humana.
  • El amor es como el carbunco, que se hace luz en lo oscuro. Oscuro parece este aforismo...
  • No hay rueda de tormento mayor que la presencia y vista de un padre a un hijo en la confusión de algún error grande.
  • Riesgo grande de perder a un amigo, probarle mucho.
  • El que aprende ha de callar.
  • Los reyes usan de los hombres (decía un gran consejero, señor grande) como de naranja, que en sacándoles el zumo los arrojan de la mano.
  • La experiencia no se puede dejar en herencia.
  • El que quiere ser maestro de sí mismo quiere hacerse médico matando enfermos.
  • La fortuna juega a la pelota con los hombres.
  • Vasallos todos, desde el menor hasta el mayor, del tiempo y de la fortuna.
  • La naturaleza, sin distinción de personas, corre y sigue su natural victoria y general señorío sobre todos.
  • En la vida humana todo es arte. Quizás quiso decir también esto quien dijo "Militia vita hominis", porque ¿qué mayor guerra que haber de vivir con el arnés del arte a cuestas siempre?
  • La esperanza es el afecto de todos los humanos que más fácilmente se deja engañar.
  • Los ídolos no gustan de ver delante de sí al escultor que los labró.



¿Hasta aquí podíamos llegar?


No les puedo negar que el primer sorprendido, soy yo.

martes, 18 de noviembre de 2014

Y el neocón se fue

Lunes. Estación de Ocata. 

Lunes. Madrid.

Lunes. Madrid.

Martes. Madrid.

Martes. Barcelona (foto de Ferran Caballero)

Martes. Barcelona (foto de Ferran Caballero)

lunes, 17 de noviembre de 2014

Una tarde con un neocón

Por no sé qué razón los de Caixaforum nos han citado una hora antes de la conferencia. Nos han llevado a una sala VIP y nos han dejado solos. Así que hemos tenido que hablar. 

Hemos hablado de Sócrates, al que ambos consideramos justamente condenado por corruptor de los jóvenes. Y hemos acordado que el gran corruptor de los jóvenes del siglo XX fue..... Me ha recomendado a Seth Benardete y le he dicho que tengo en casa su biografía y su tesis doctoral (que me la pasó Claudio). Y de Bloom... "mucho más flojo que ...." y de Fukuyama que se pasó al enemigo y ahora anda descolocado. La mujer de Kristol me ha contado cosas de cuando en Harvard eran inseparables Kristol, Kagan y Fukuyama... Kristol se ha encogido de hombros... ¡Qué le vamos a hacer! También hemos tocado el asunto de los judíos catalanes, pero de esto no quiero hablar yo. Kristol estaba interesado por mis primeras lecturas de Strauss. La primera fue La ciudad y el hombre. ¡Claro!, ha dicho él... y hemos estado de acuerdo en que entre lo mejorcico está su comentario al Banquete. Así que he aprovechado para enseñarle el Sobre el Banquete de Platón traducido por J. Carracedo y le he contado su epopeya traductora. ¿Para qué sirve, en realidad, Strauss? También hemos estado de acuerdo en esto: para enseñarte a mirar la historia desde el lado correcto. Todo lo demás viene después.

Incurvatus in se

It’s only a trickle, not yet a trend, but it is out there, and it has a name: sologamy. Sologamy is the marriage of someone to one’s own self. At its heart is a spiritual disorder, what Martin Luther (borrowing a phrase from Augustine) described as "incurvatus in se," twisted back into one’s self.

Seguir en FIRST THINGS

Una mañana con un neocón

Hacía frío en Madrid. O al menos hacía ese frío que los forasteros que llegamos a Madrid llamamos frío y que a los madrileños parece importarles un comino. A las 11 tenía concedida Kristol la primera entrevista y yo corría por la estación de Atocha, porque quería acompañarlo... me parecía un gesto de cortesía elemental, porque difícilmente podremos corresponder a la generosidad con que William Kristol respondió a mi invitación. También hay que decir que accedí a él a través de la hija de Leo Strauss, Jenny, cosa que, sin duda, contribuyó a que todo se desarrollara con facilidad.

Se ha presentado puntual. Ha estado unos días por Andalucía, visitando Granada y Córdoba, "cuna -me ha dicho, por este orden- de Maimónides, Averroes y Séneca", y traía aún en los ojos la fascinación de La Alhambra. Ha respondido extensamente, con cordialidad y humor a las preguntas de tres periodistas, uno detrás de otro, y todos ellos han salido tan satisfecho porque el neocón no solamente no se les ha comido el móvil sino que además ha estado tan amable...

Al terminar lo he acompañado a la salida del edificio de Caixaforum. Me ha dado la mano y me ha dicho "Hasta la tarde, Greg". Y yo he pensado en cuando comencé a interesarme por su padre y por su madre y por el resto de los neoconservadores, con la sospecha de que si merecían tantas caricaturas y tantas risas a este lado del Atlántico, lo que decían tenía que ser, a la fuerza, interesante.

Esta tarde a las 7:30 estaré sentado a su lado mientras habla sobre las raíces filosóficas de la política norteamericana. Lamentablemente mi presentación tendrá que ser corta, porque él es la estrella. No nos ha entregado su conferencia. Nos ha asegurado que él no escribe sus conferencias. Ya sabe lo que tiene que decir y sabe cómo decirlo.

Tras despedirme de él me he ido a comer un bocata de calamares, para celebrar que, quien la sigue, la consigue.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Why Do We Still Read ‘Moby-Dick’? Melville Fans on Why It Remains Relevant




Why Do We Care About Moby Dick?

Palestina

Salvador Sostres ironiza sobre la pretensión el ministro Margallo de reconocer al Estado palestino al margen de Israel. Cabría preguntarse que está haciendo el Estado de Israel con España para que Margallo se vea obligado a tomar esa medida. Y la respuesta podría estar en Cataluña. 

viernes, 14 de noviembre de 2014

Finalmente, en 1940...


Este Ramón Mercader...

De don Juan Crusoe

De Kristol a Lippmann

El lunes estaré con William Kristol en Madrid y el martes, en Barcelona. La prensa se ha interesado por él y él se ha mostrado complaciente con la prensa. Así que ya saben ustedes, cuando lean o vean en la tele cualquier cosa relacionada con  Kristol, recuerden que todo comenzó en El Café de Ocata.

Pero hoy sólo llueve y yo leo a Walter Lippmann para ir entrando en materia.

Conclusiones:
  • No nos guiamos, políticamente hablando, por criterios racionales basados en una comprensión objetiva del mundo.
  • El consenso político es un artefacto en torno a símbolos (o a ídolos, si prefieren).
  • En el consenso se encuentran la ambigüedad del símbolo y el caràcter irracional de las emociones humanas. Este es el sustento de la democracia.
  • Los medios de comunicación se alimentan de este sustento.
  • La prensa ve al lector como un objetivo potencial de un anunciante. Por eso intenta por todos los medios ofrecerle el menú que mejor responda a su apetito.
  • El ciudadano bien informado, crítico y participativo, simplemente no existe. El ciudadano medio de una sociedad democrática es un espectador de un acontecimiento deportivo.
  • El ciudanano está interesado en el triunfo de sus colores, no en disfrutar objetivamente de las virtudes deportivas de cada uno de los jugadores de no importa qué equipo.

Arma virumque cano



Martes en Madrid. Miércoles en Tarragona. Jueves en Lleida. En Madrid me encuentro en un plató de televisión con los tres jóvenes con los mejores expedientes académicos de bachillerato.  Uno me cuenta que es de un pueblo pequeño de Navarra. "¿Cuál?", le pregunto. "Ablitas". Resulta que la criatura ha estudiado en el mismo instituto que estudié yo, el Benjamín de Tudela. Hablo con los tres. Me sorprende que no consulten sus móviles. Me aseguran que sí que tienen. Me los enseñan. Los usan muy poco, para hablar con la familia. ¿La receta para el éxito académico? Los tres coinciden: Codos.

Viajo de Madrid a Tarragona al lado de un cura joven, rellenito y cojo, además de un poco maleducado. Se pasa el viaje jugando con su Ipad a juegos de guerra. Veo que aparece la mirilla de un arma en la pantalla y el cura aprieta con ganas, disparando a todo cuanto se mueve. Esto pecado venial tiene que ser.




Hoy. Mucha gente en la conferencia de Lleida. Así que viajo satisfecho hacia Barcelona. El viaje transcurre bastante apaciblemente hasta que, según nos comunican, atropellamos a "un animal de considerable tamaño". Inmediatamente los pasajeros sienten, por lo que se ve, una necesidad imperiosa de comunicar la noticia a los ausentes, que para eso se inventaron los móviles. Una señora mayor, detrás de mi, le cuenta a una amiga lo ocurrido y después pasa a lo que realmente quiere contar, a gritos, claro: las últimas horas de su marido, al que enterró el martes. Todos nos enteramos de sus últimas palabras, sus estertores, de la necesidad que tiene la mujer de comenzar de nuevo. De lo bien que se han portado sus hijos. A mi lado una joven habla con una amiga. Por lo que entiendo, la amiga le ha puesto cuernos a su novio, que es muy guapo pero que sale poco, y tiene pocos amigos, así que no se enterará. "Claro hija, tú tuviste tu momento y supisteis aprovecharlo". Si, si se entera... se armará una buena, "claro tú lo quieres", ya". Pero no se enterará... aunque, por lo que oigo, ya lo saben todos sus amigos comunes. Así no hay manera de leer a Strauss.

How To Fail Philosophy Exams

AQUÍ

jueves, 13 de noviembre de 2014

Soberanistas de todos los países, uníos

Ya he encontrado mi lema.

Todo lo demás es cuento. Hasta el bombardeo de comentarios que inundan este pobre café. Pasaré un tiempo sin publicar ninguno. A ver si escampa.

Mientras tanto Lluis Foix, escribe que "en cuestiones políticas y en temas opinables los principios deberías ser dúctiles y flexibles". O sea que las cuestiones políticas y los temas opinables pueden ponerse en el mismo saco, el de las buena intenciones.

Los periodistas con buenas intenciones que pretenden imponerle un deber ser a la realidad política, deberían reexaminarse de deontología profesional... aunque, ahora que lo pienso, es muy probable que los examinaran periodistas notables por sus buenas intenciones.

Don Lluis: la política es precisamente la convicción de lo no opinable. Lo decía el viejo Platón: no reñimos entre nosotros cuando discutimos sobre la longitud de algo. Cuando esto ocurre, basta sacar un metro para acabar con las polémicas. Reñimos precisamente respecto a las cosas que no son mensurables, que son las más propias y, para cada bando, las más nobles.... ¡Claro que son confusas vistas desde afuera, pero para eso está el entusiasmo militante, para dotar de clarividencia a la confusión!


Por cierto...

La disolución de la unión entre Suecia y Noruega

El plebiscito se celebró el 13 de agosto y dio lugar a una abrumadora mayoría, de 368.208 votos (99,95%) a favor de la disolución contra 184 (0,05%), en contra. El Gobierno Sueco dispuso que renonocería el plebiscito si el 85 por ciento de los hombres de Noruega emitía voto. 

De historias, claro, hay para todos los gustos

martes, 11 de noviembre de 2014

El alcalde Junqueras

Estoy en Madrid para participar en un programa de televisión. Me llama por teléfono X. Tiene ganas de hablar "de lo del domingo". Entre comentario y comentario, me cuenta la siguiente anécdota. 

Manifestación en defensa de la lengua, hace unos meses. Jordi Pujol se manifiesta al lado de Oriol Junqueras. Un grupo de manifestantes se acerca a los dos y comienza a gritar: "Oriol President! Oriol President!". Cuando la cosa se calma, Pujol le pregunta a Junqueras: "Oye, Junqueras, tú aún sigues siendo alcalde de Sant Vicens dels Horts?". "Sí!", le contesta Junqueras, muy serio. "¿Y no crees que ha llegado la hora -le vuelve a preguntar Pujol- de que dejes de hacer de alcalde?". 

Yo no estaba allí, pero la persona que me lo cuenta sí. Llevo desde el domingo pensando en el alcalde Junqueras.


Resumen de una jornada electoral

Las elecciones son de quien se las sabe apropiar.

First Touch of Winter




Valentine Cameron Prinsep, 1897


Una historia de la filosofía oriental

AQUÍ ¿No creen que hay en este listado algún filósofo muy occidental?

lunes, 10 de noviembre de 2014

El abuelo fue picador...


El abuelo habla. El nieto mayor está pendiente de un juego en el móvil. El nieto pequeño, pasa del abuelo para fijarse en el móvil del nieto mayor. Es un buen ejemplo de comunicación intergeneracional. La ternura posmoderna es esto...

Pero hay algo más: como podrán observar ustedes, el móvil del abuelo está sobre la mesa... como el tercer nieto.

domingo, 9 de noviembre de 2014

La política y la guerra

 «La guerra -decía Clausewitz- es la continuación de la política por otros medios». Yo lo veo al revés: La política es la continuación de la guerra por otros medios.

Competencias

Estobeo, Antología 2.31: “Uno que había empezado a estudiar geometria con Euclides le preguntó a éste en cuanto aprendió el primer teorema: “¿De qué me vale saber esto?”. Euclides llamó a su esclavo y le dijo: “Dale medio dracma, porque tiene que sacar provecho de todo lo que aprenda”.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Jaccard, la literatura norteamericana y Amiel

Ustedes ya saben que no todas las hornacinas del Café de Ocata tienen siempre flores frescas. Y seguramente saben también que a Roland Jaccard nunca le falta una gardenia. Pero es que él nunca-tampoco- deja desatendidas mis plegarias. 

Por ejemplo:

Los grandes escritores yanquis Douglas Kennedy o James Ellroy, han llegado a un grado de realismo tal que una novela donde una familia no cuente al menos con dos hipocondríacos, un sádico y un anciano senil babeando sobre el peto la considerarían una novela cursi.

Ningún lector tomaría en serio a un escritor que no haya sufrido traumas infantiles, experimentado el libertinaje y la mala suerte, la reclusión en un hospital psiquiátrico, no persiga una ambición patológica -ser el comandante en jefe de las letras americanas, por ejemplo- y no trabaje intensamente. Poco importa el estilo que tenga, primero tiene que dejar claro que ha sido arrastrado por el fango persiguiendo el sueño americano. Teniendo en cuenta esto, entiendo mejor por qué vuelvo a mi querido Henri-Frédéric Amiel que, como Proust, consigue gracias a la magia de su escritura hacerme compartir la meteorología de su alma, la sutileza de sus alteraciones de conciencia, la esencia de su melancolía y el encanto del tiempo perdido. 


A Jaccard le debo el placer de haber leído a Amiel.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Lo mío con Wilson...


 ... me parece que no tiene arreglo.


Ayer a las doce de la noche en el aeropuerto del Prat. Comencé leyendo a Wilson y acabé escuchando en Spotify a Miguel Aceves Mejía.

Las pelotas y la política


"Aprendí. . . que el balón nunca llega por el lugar que lo esperas. Esto me ayudó en la vida posterior, sobre todo en la Francia continental, donde nadie juega verticalmente". (Camus, claro).

Noruega

Emily Dickinson: “November always seemed to me the Norway of the year.”

jueves, 6 de noviembre de 2014

La misión de la universidad

Una universidad “no es un jardín de infancia; no es un club; no es un reformatorio; no es un partido; no es una agencia de propaganda (...). Sócrates decía que la única cosa que sabía positivamente era que estaba obligado a investigar. La investigación implica hoy, como en tiempos de Sócrates, la puesta en cuestión de todos los problemas importantes y de todos los puntos de vista. Puede encontrarse a Sócrates discutiendo incluso de comunismo en la República de Platón. La acusación que permitió la ejecución de Sócrates es la misma que actualmente se lanza sobre nuestros profesores: la de corromper a la juventud. Los científicos de América procuran, a su humilde manera, seguir la profesión de Sócrates. Algunas personas hablan como si desearan para nuestros científicos el destino que padeció Sócrates. A estas personas deberíamos recordarles que los atenienses se quedaron sin Sócrates cuando acabaron con él (...). En América hemos depositado tal confianza en la democracia que estado dispuestos a mantener instituciones educativas de la más alta calidad para que busquen la verdad y, cuando la encuentren, la comuniquen a nuestro pueblo. No tenemos miedo a la verdad, ni nos atemoriza pensar que puede surgir del choque entre las opiniones. El pueblo norteamericano debe decidir si continuará tolerando la búsqueda de la verdad. Si es así, las universidades seguirán existiendo e iluminando y dirigiendo la nación” .

Robert Mainard Hutchins

El derecho a la insensatez

Segunda conferencia en Tarragona sobre los lugares de la filosofía. Bien. En la ida (cercanías Ocata-Barcelona, AVE Barcelona-Campo de Tarragona, autobús Campo de Tarragona-Tarragona) he devorado El club de la escalera, una obra de teatro que me ha enviado mi admirado Sergio Vila-Sanjuán, de la que ya hablaré más despacio en su momento, porque se lo merece. En Tarragona he conocido una librería de viejo magnífica, con pocos pero selectos libros juntos, Llibreria Antiquària Catedral (Cos del Bou 14). Después de hojear varias cosas imposibles para mi discreto presupuesto, me he quedado con lo que me he podido permitir: Reino del Espíritu y Reino del César, de Nicolás Berdiaeff. A la vuelta he comenzado el tomo I de Sobre el Banquete de Platón de Leo Strauss, traducido por el inmenso J. Carracedo, que se ha traducido él solito al español todo Strauss (8 volúmenes de unas 350 páginas cada uno). Voy a volverme a leer a Strauss, entero de la mano de Carracedo, que es completamente de fiar. Les daré un argumento para ello: "La política implica algo así como un derecho a la falta de sabiduría, un derecho a la insensatez. Esa es la paradoja de lo político, que se admite que la falta de sabiduría tiene un derecho así." 

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Sin novedad en el frente

La prensa recoge el hecho con una objetividad digna de un entomólogo: "La Universidad de Girona celebrará mañana un claustro extraordinario en el que se debatirá la retirada de la distinción del título de doctora honoris causa a la magistrada del Tribunal Constitucional Encarna Roca por haber secundado la suspensión del 9-N."

¿Total qué tiene de especial la noticia de que una universidad en pleno siglo XXI ponga a debate la libertad de expresión de uno de sus miembros?

martes, 4 de noviembre de 2014

No sé si leer a Hegel o irme a una rave

Lo consultaré con Paolo Virno

The Meaning of Human Existence


Acabo de comprar el último libro de E.O. Wilson, con el ánimo predispuesto a la reconciliación. El mero hecho de que escriba un libro con este título, me hace pensar que el ogro se nos ha hecho melancólico.

Pero lo que me ha animado a la compra son estos extractos del libro:

I
In ordinary usage the word “meaning” implies intention, intention implies design, and design implies a designer. Any entity, any process, or definition of any word itself is put into play as a result of an intended consequence in the mind of the designer. This is the heart of the philosophical worldview of organized religions, and in particular their creation stories. Humanity, it assumes, exists for a purpose. Individuals have a purpose in being on Earth. Both humanity and individuals have meaning.
There is a second, broader way the word “meaning” is used and a very different worldview implied. It is that the accidents of history, not the intentions of a designer, are the source of meaning. There is no advance design, but instead overlapping networks of physical cause and effect. The unfolding of history is obedient only to the general laws of the Universe. Each event is random yet alters the probability of later events. During organic evolution, for example, the origin of one adaptation by natural selection makes the origin of certain other adaptations more likely. This concept of meaning, insofar as it illuminates humanity and the rest of life, is the worldview of science.
Whether in the cosmos or in the human condition, the second, more inclusive meaning exists in the evolution of present-day reality amid countless other possible realities.

II
A spider spinning its web intends, whether conscious of the outcome or not, to catch a fly. That is the meaning of the web. The human brain evolved under the same regimen as the spider’s web. Every decision made by a human being has meaning in the first, intentional sense. But the capacity to decide, and how and why the capacity came into being, and the consequences that followed, are the broader, science-based meaning of human existence.

III
Humanity … arose entirely on its own through an accumulated series of events during evolution. We are not predestined to reach any goal, nor are we answerable to any power but our own. Only wisdom based on self-understanding, not piety, will save us.

IV
Are human beings intrinsically good but corruptible by the forces of evil, or the reverse, innately sinful yet redeemable by the forces of good?
[...]
We are all genetic chimeras, at once saints and sinners, champions of the truth and hypocrites — not because humanity has failed to reach some foreordained religious or ideological ideal, but because of the way our species originated across millions of years of biological evolution.

V
To be kept forcibly in solitude is to be kept in pain, and put on the road to madness. A person’s membership in his group — his tribe — is a large part of his identity. It also confers upon him to some degree or other a sense of superiority. When psychologists selected teams at random from a population of volunteers to compete in simple games, members of each team soon came to think of members of other teams as less able and trustworthy, even when the participants knew they had been selected at random.

VI
Within groups selfish individuals beat altruistic individuals, but groups of altruists beat groups of selfish individuals. Or, risking oversimplification, individual selection promoted sin, while group selection promoted virtue. So it came to pass that humans are forever conflicted by their prehistory of multilevel selection. They are suspended in unstable and constantly changing positions between the two extreme forces that created us. We are unlikely to yield completely to either force as the ideal solution to our social and political turmoil. To give in completely to the instinctual urgings born from individual selection would be to dissolve society. At the opposite extreme, to surrender to the urgings from group selection would turn us into angelic robots — the outsized equivalents of ants.


Una observación sobre esta tesis de la nota III: "Only wisdom based on self-understanding, not piety, will save us". Yo he aprendido de Sócrates que la comprensión de uno mismo nos conduce de manera natural hacia la piedad, como Calvino vio perfectamente. Y esto es así porque si no nos situamos ante la naturaleza con la boca abierta, no nos comprendemos bien a nosotros mismos.

lunes, 3 de noviembre de 2014

El pulpo rey

Joan Llaverias. El pulpo rey. Tarjeta postal antipornográfica
 editada por El amigo de la juventud, Barcelona, 1910 (aprox.)

domingo, 2 de noviembre de 2014

El arma de los débiles

es el anonimato.

El anonimato: no ser identificado como miembro de ningún grupo bien definido... intentar vivir en el linde.

El problema para el débil se presenta cuando los lindes se convierten en fronteras.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Compatriota de don Francisco



Más anécdotas de Don Alfredo (y acabamos):
I
Siendo Valeriano Weyler capitan general de Cataluña, se organizó una colecta en una iglesia de Barcelona presidida por las más empingorotadas damas de la ciudad condal.

El hijo del general depositó sobe la bandeja un billete de cincuenta pesetas. Al poco apareció don Valeriano.

Una señora le dijo:
- Vamos a ver cómo se porta usted. Su hijo acaba de darnos diez duros.
- ¡Bueno, bueno! -refunfuñó el general-. Mi hijo puede permitirse esos lujos porque tiene un padre rico...
Y pasó dejando una moneda de dos pesetas sobre la bandeja.

II
"No se sabe qué extraña rivalidad veía Ventura de la Vega en el autor de La divina Comedia; pero lo cierto es que, en la hora de la muerte, Ventura de la Vega llamó a sus amigos y parientes y, con aire confidencial, casi sin poder ya hablar, les dijo:

- No quiero llevarme este secreto a la tumba... Sabedlo vosotros siquiera... ¡Me revienta el Dante!...
Y expiró satisfecho".

III
"Cuando don Francisco de Quevedo, en sus postrimeras horas, se disponía a extender en el último documento la expresión de su voluntad para después de la muerte, el vicario de Villanueva, que se había colocado junto al lecho del ilustre satírico, para encomendarle el alma, le instaba con singular empeño a que subsanara un olvido que se notaba en el testamento, a fin de que dejara una cantidad sobrada para que su entierro fuera lujoso y de toda pompa, con asistencia de músicos, como a persona tan principal y conocida cuadraba.

Accedió Quevedo a dejar para su enterramiento la suma indicada, pero en manera alguna pudo convencerle el vicario de que dejara algo para que la música asistiera a su entierro.

- La música, páguela quien la oyera -respondió Quevedo, volviéndose del otro lado y echándose a morir al punto".

Moriatur anima mea mortem philosophorum




Una anécdota para la historia esencial de la filosofía política (de don Alfredo, of course):

"Don Joaquín Costa fue invitado a pasar unos días en un pueblo andaluz. Los hombres significados de la localidad invitaron al ilustre polígrafo a pasar la velada en el Casino.

Costa acudió por cortesía. Después de tomar café, se empezó a charlar de diversos problemas políticos y sociales.

Don Joaquín hablaba con efusión y entusiasmo de apóstol, queriendo llevar el convencimiento de sus ideas a los oyentes.

Pero estos, poco a poco, iban desfilando, hasta que sólo quedaron tres o cuatro al lado del pensador aragonés.

El alcalde, viendo lo violento que aquello resultaba, invitó a Costa a jugar una partida de tresillo.

Don Joaquín se desató en improperios. Jugar al tresillo era perder el tiempo lastimosamente.

El médico de la localidad, gran lebrero y aficionado al juego, quedó mirando a Costa. Luego, falló definitivamente:
- Ese hombre está loco.

Y los vecinos del pueblos quedaron convencidos, desde aquel momento, de que Costa era un temible orate.


John Dryden ante la tumba de su esposa


¿Para qué sirve un filósofo?

Va entrando el otoño en la costa

"Don Francisco Grandmontagne fue obsequiado con una comida a la cual concurrían elementos intelectuales y artistas que querían rendir un homenaje al insigne escritor.

En la mesa, frente a don José Ortega y Gasset, quiso la mala fortuna que se sentara un businessman que mostraba un profundo desprecio por los teóricos, como él decía, y, singularmente, por los filósofos.

- ¿Para qué sirve un filósofo? -decía-. Para nada. En cuanto a mí, creo que la palabra filósofo es un eufemismo que designa a un necio. Porque, seamos francos, ¿qué diferencia hay, qué distancia separa a un filósofo de un tonto?
- La anchura de una mesa -respondió amablemente Ortega".

Como hace tiempo que me quité del vicio de las novedades, no leo prensa. El mundo político ya se me hace suficientemente desabrido desde lejos, así que no voy más allá de alguna mirada a las portadas y la fidelidad a la columna del Quintano en la última del ABC, que me dejan leer en el quiosco del pueblo sin comprarme el periódico -es mi pequeño vicio solitario diario-. Todo lo que parecía sólido se está desvaneciendo en la inopia de la lógica de la identidad, que es hoy, como ha sido siempre, la disminución del valor de todo lo que no encaja. Tampoco veo, apenas, la televisión (hasta los Simpson me han cansado), así que tengo mucho tiempo para leer lo que me da la gana. Tras el Anecdotario de Alfredo R. Antigüedad (aún me quedan algunas anécdotas que contar), tengo sobre la mesa Aprendizaje y Heroísmo, de Eugenio d'Ors, en una edición de 1915, las Disertaciones de Pedagogía para facilitar los ejercicios escritos en los actos de oposición y exámenes (es decir, el temario de las oposiciones de los maestros), de don Liberato Guerra, de 1868, y Bandera d'escàndol, del carcamal de Ramon Rucabado (1934), que es una filípica contra los desnudos en las exposiciones de arte de Barcelona.  Me los compré todos en mi librería de viejo preferida, Costa Llibreter, de Vic. 

Най-хубавият град в Света!

- Професор Лури, добре ли сте? Как сте? - скъп приятел. Всички сме добре, но много ядосан. днес да крещи на висок глас: "Вива Euro...