viernes, 30 de marzo de 2012

El vecino

- ¿Qué tal? -le dices, más que preguntas, utilizando lo que piensas que es una mera fórmula de cortesía.
- Pues mira -comienza él, tomando tu pretendida amabilidad por una requisitoria- me he levantado esta mañana que serían las ocho y media... No, miento... porque la media ha sonado cuando estaba desayunando... así que no serían más de y cuarto. Y...
Ya estás en sus garras y sabes que no hay manera de librarte de su prolija narración, que para colmo de los colmos tropieza a cada frase con una autocorrección. Lo insustancial, de una trivialidad farragosa, se hace interminable. Uno ha de escabullirse  de la red como pueda, es decir, mal, porque no hay otro remedio que dejarlo con la palabra en la boca.
La próxima vez que lo ves intentas no saludarlo, congelar el paso o acelerarlo, según sea el caso, para que no haya manera de cruzarte en su camino. Pero él siempre te encuentra.
- A ti quería verte, precisamente -te dice mientras te sujeta del brazo, y ya estás de nuevo en el laberinto de la sinsustancia, pero esta vez te ha puesto un grillete.
Ya dice Aristóteles que la vida en común está hecha de diferencias, pero se le olvidó añadir el alto precio que hay que pagar por vivir en común con algunas de estas diferencias.

Las barbas del vecino


Según un informe de la ATL,  un tercio del profesorado británico han sufrido la violencia de sus alumnos a lo largo del último curso escolar.

Más información AQUÍ

miércoles, 28 de marzo de 2012

Hermano huelguista


Matrículas escolares

Como estamos en tiempos de matrículas escolares, podemos imaginarnos a unos padres excéntricos que buscan una escuela en la que a su hijo no se lo valore por su dominio de unas competencias mínimas, sino por su situación respecto a la excelencia académica. Estos padres son tan raros que consideran elemental que en una escuela española a su hijo se lo anime y ayude a leer El Quijote, en vez de obligarle a leer El niño del pijama de rayas. Por si fuera poco, están empeñados en que su hijo concluya el bachillerato dominando un idioma extranjero (pongamos el inglés) y poseyendo algún conocimiento de otro (el alemán, por ejemplo). Para colmo de los colmos, a estos padres les interesa más la formación del carácter de su hijo y la educación de su atención que la estimulación permanente de su espontaneidad, porque creen que la cultura no se puede construir autónomamente y sospechan, incluso, que toda manifestación cultural relevante es fruto de un sometimiento de lo informe a una norma arbitraria (la del soneto, pongamos por caso). Estos padres tan sumamente anticuados en sus pretensiones, tanto que hasta aprecian muy positivamente el valor del conocimiento, ¿a dónde llevan a su hijo?   

Imaginémonos ahora unos padres, no menos excéntricos que los anteriores, que se toman en serio la propaganda dominante en nuestras escuelas: la autonomía, la creatividad, la equidad, la educación en valores, la inteligencia emocional, la multidisciplinariedad, transversalidad, la comunidad de aprendizaje, la comprensividad, las competencias, etc. Pero estos padres se toman todo esto tan en serio que quieren garantías de su cumplimiento efectivo y quieren tener un seguimiento objetivo, científico, incluso, de la manera como su hijo va haciendo suyas en sus hábitos y conducta diaria todas estas promesas. ¿A dónde llevarán a su hijo?  

Imaginemos ahora una escuela que tiene en la entrada, de manera bien visible, una pancarta en la que puede leerse: "Aquí no aceptamos excusas para el fracaso". ¿Cuántos padres se atrevería a matricular en ella a su hijo?

domingo, 25 de marzo de 2012

La mancha negra

Albert Bettanier, La mancha negra (1887)

Hubo un tiempo en que la escuela tenía por función facilitar el acceso a la ciudadanía a las nuevas generaciones. La escuela republicana francesa, por ejemplo, estaba para formar o moldear, si se quiere, ciudadanos franceses. Esto significaba conocer las producciones artísticas de la patria, sus grandes hombres, disponer de un canon de autores literarios de referencia, etc. De esto, sin embargo, ahora nadie se acuerda. Ahora la escuela está para atender las necesidades psicológicas del niño.En el cuadro de Bettanier, el maestro le indica al alumno la zona de Francia que debe ser reintegrada a la patria por la generación que está allí presente. En el muro de enfrente un mapa de la ciudad de París muestra el asedio a que fue sometida la capital de Francia por los prusianos en 1871.Todo este belicismo difícilmente puede ser defendido después de las dos guerras mundiales que desangraron Europa, pero siendo todo lo criticable que se quiera, permitía objetivar aquello frente a lo cual los alumnos se afirmaban a sí mismos. Ahora el enemigo se ha psicologizado. El triunfo de la psicología sobre la pedagogía en la escuela no es sino la expresión del triunfo del hombre psicológico sobre el hombre político en las calles.

Ahora está muy mal visto que los maestros lleven punteros o reglas... Hoy  el maestro que se ve necesitado a afirmar no ya tanto su autoridad como su mera presencia, acaba irremediablemente tentado por el terrible instrumento de la vergüenza como medio para someter a sus alumnos a una disciplina mínima. Es terrible, sin duda, pero muchos profesores saben que no disponen de modelos de emulación capaces de motivar a sus alumnos. Y ya que no pueden movilizar positivamente su conducta, intentan desmovilizar la conducta de los peores con ejemplos negativos.

Como muestra del cambio de los tiempos, una asociación de padres de alumnos de Francia ha decretado unilateralmente "la quinzaine sans devoirs". Los papás se muestran muy preocupados porque sus hijos se sienten agotados de tanta hora escuchando a sus maestros sin entender nada. No, no es que los maestros franceses aún practiquen la venerable clase magistral, sino, simplemente, que no hay manera de motivar a quien más que motivado, espera ser entretenido. Dando muestras de una moralina muy propia de nuestros tiempos, los padres promotores de esta quincena de deberes caídos, aseguran que "como todo el mundo sabe" los deberes son un factor esencial de incremento de las desigualdades, además de fomentar el estrés, porque -dicen- son "cronófagos". Añaden que nadie ha mostrado jamás la eficacia pedagógica de los deberes, mientras que es evidente que soliviantan las relaciones familiares, provocando una guerra de guerrillas en el interior de las familias. En definitiva, si los maestros fuesen perfectos, ellos tendrían muchos menos problemas.

Hoy la escuela ha de garantizar si no la felicidad, al menos la integridad psicológica de sus alumnos. Se nos ha convertido en una inmensa institución terapéutica.

El declive del libro

There was the Great Flood. There were the Ten Plagues of Egypt. There was the Fall of Rome. There was :the destruction of the Temple at Jerusalem and the Fall of Constantinople. And now this: The Encyclopedia Britannica is going out of print.

Más AQUÍ

sábado, 24 de marzo de 2012

jueves, 22 de marzo de 2012

Don Javier en La Cigale

Yo no se lo que tendrán previsto hacer ustedes el lunes a les 20:00, pero un servidor estará escuchando piadosamente la voz de un poeta, de un poeta, tout court, que no es poca cosa. Es Javier Sánchez Menéndez, mi amigo.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Os espero el día 12 de abril

 

El cartel del acto (todo primeros espadas): Irene Rigau, Salvador Cardús, Manuel Gallego, Ferran Sáez, Carles Durate y un servidor.

Por favor, confirmad la asistencia a:
info@fundaciolluiscarulla.cat

Con todas las palabras

 François Miclo: 
Catherine Ashton : la femme qui rit dans les cimetières 


 Quand l’Europe n’a rien à dire, elle envoie Catherine Ashton le dire à sa place. C’est son job. On la paie pour ça – et même très bien : elle occupe l’emploi politique le mieux rémunéré au monde. Ne chipotons pas sur les 360 000 euros annuels qu’elle perçoit. C’est peut-être plus que les indemnités d’un Nicolas Sarkozy, d’une Angela Merkel ou d’un Barack Obama, mais elle le vaut bien : la baronne travailliste a été nommée, en 2009, Haut Représentant de l’Union pour les affaires étrangères et la politique de sécurité, autrement dit chef de la diplomatie européenne.

Catherine Ashton se retrouve donc depuis quatre ans être cheftaine d’un truc qui n’existe pas. Autant le reconnaître : elle y excelle. Sa capacité instinctive à viser à côté de la plaque force le respect. Son zèle à être absente de tous les grands dossiers géostratégiques relève de la prouesse. Quant aux questions de sécurité et de défense, son incompétence est unanimement saluée.

Ne noircissons toutefois pas le tableau : Catherine Ashton représente, à elle seule, une grande victoire du féminisme. Elle réalise la prophétie que Françoise Giroud formulait il y a trente ans dans Le Monde : “La femme sera vraiment l’égale de l’homme le jour où, à un poste important, on désignera une femme incompétente1.” Catherine Ashton est comme un aboutissement.

Cependant, le grand malheur n’est pas que la Haute représentante soit incompétente, mais dotée de la parole. C’est que Madame parle, cause, bavarde. Elle s’exprime. Jamais à bon escient. La boucler est pourtant le b.a.-ba du métier de diplomate : “A diplomat, cancanait le sénateur américain Frederick Sawyer dans les années 1880, is a person who thinks twice before he says nothing” (Un diplomate est une personne qui réfléchit deux fois avant de ne rien dire). Bref, Catherine Ashton ne maîtrise pas ce que les Grecs avaient quasi-divinisé : le kaïros, le moment opportun, le right time.

Elle vient de nous en apporter une nouvelle fois la preuve. Lundi, elle a rendu un bien curieux hommage aux victimes de l’école Ozar Hatorah : “Quand nous pensons à ce qui s’est passé aujourd’hui à Toulouse, quand nous nous souvenons de ce qui s’est passé en Norvège il y a un an, quand nous savons ce qui se passe en Syrie, quand nous voyons ce qui se passe à Gaza et dans différentes parties du monde, nous pensons aux jeunes et aux enfants qui perdent leur vie…” Elle poursuit par un hommage aux victimes du terrible accident de car en Suisse ainsi qu’aux jeunes Palestiniens qui “contre toute attente, continuent à apprendre, à travailler, à rêver et aspirent à un meilleur avenir”.

Les autorités israéliennes ont aussitôt réagi – qu’est-ce qu’ils sont susceptibles, ces gens-là ! La Haute représentante en a pris acte. Elle a fait modifier, sur son site, son texte, rajoutant Sderot à Gaza, tout en dépêchant son porte-parole pour dire que jamais elle n’avait osé établir le moindre parallèle entre “les circonstances de l’attaque de Toulouse et la situation à Gaza”. La baronne Ashton essaie de se raccrocher aux branches comme elle peut. Mais elle a parlé. Et son propos fut odieux.

Odieux, parce qu’il est des moments où la simple humanité consiste à respecter la douleur des familles et le deuil d’un pays. Et respecter cette douleur et ce deuil, c’est d’abord en accepter la singularité : les trois enfants et le professeur morts à Toulouse n’ont pas été tués par accident. Le “tueur au scooter” les a abattus délibérément, ni par hasard ni parce qu’ils se trouvaient à portée de tir, mais parce qu’ils étaient juifs. On appelle ça de l’antisémitisme. Quelqu’un peut-il informer Mme Ashton qu’ils ne sont pas morts d’un gros rhume ?

C’est une manifestation abjecte d’antisémitisme qui s’est produite à Toulouse. L’une des plus hautes responsables européennes s’en moque comme de sa première voiture de fonction, jusqu’à en diluer le caractère spécifique parmi une série d’événements tout aussi tragiques, mais d’une autre nature. L’antisémitisme n’est plus, selon Mme Ashton, qu’une libre variation de la mortalité humaine. Elle invente une catégorie : “les jeunes et les enfants qui perdent la vie” pour dissimuler l’antisémitisme opérant à Toulouse et, au final, le banaliser. Ses contempteurs reprochaient indûment à Raymond Poincaré de rire dans les cimetières, Catherine Ashton, elle, s’y fend la poire.

Mais pourquoi la Haute représentante établit-elle un parallèle entre Gaza et Toulouse ? Quelles sont les arrière-pensées de Mme Ashton – terme impropre au demeurant, puisqu’il suggère l’impossible : qu’elle ait seulement une pensée… Où veut-elle en venir en établissant des parallèles fâcheux ? Veut-elle insinuer que les élèves assassinés à Toulouse n’ont eu, après tout, que ce qu’ils méritaient ? Parce qu’Israël. Parce que Gaza.

Est-ce désormais une précaution oratoire d’évoquer la situation palestinienne chaque fois qu’un acte antisémite se produit ? Pour faire bonne mesure. Pour rétablir l’équité. Pour que les juifs ne soient plus les seuls à être, selon l’expression d’Alain Finkielkraut, les “rois du malheur”.

Mais faut-il aller, lorsqu’on parle d’enfants juifs morts parce qu’ils étaient juifs, à faire la laudatio de la jeunesse palestinienne. Il y a quelque chose d’incongru et de scandaleux même dans les propos de Catherine Ashton.

Faut-il réclamer, pour autant, la démission de la chef de la diplomatie européenne ? Et pourquoi pas lancer une pétition, pendant qu’on y est ! On a confié la politique étrangère de l’Union, c’est-à-dire d’une puissance qui aurait, si elle en avait la volonté, son rôle à jouer au Proche Orient et dans l’ensemble méditerranéen, à la femme la plus incompétente et la plus gauche de sa génération. Ce n’est pas un hasard, mais un aveu : nos Etats ne tiennent tout bonnement pas à ce que l’Union dispose d’une diplomatie. Avec Catherine Ashton, nous sommes assurés de ne point en avoir.

1. Détournement de l’assertion de Sacha Guitry, suivant laquelle “la femme sera vraiment l’égale de l’homme le jour où, chauve, elle trouvera ça distingué”.


Via CAUSEUR

Sin palabras


lunes, 19 de marzo de 2012

Pregunta

¿Qué tienen en común Galileo, Copérnico, Einstein, Marx, Colón, Shakespeare, Darwin, Lutero, Newton y Gutenberg, además, obviamente, de ser hombres y europeos?

Respuesta: Todos ellos estudiaron latín.

sábado, 17 de marzo de 2012

Fragmento de una carta

Muy señor mío: Saludamos al pueblo americano con motivo de su reelección. Desde el comienzo de la titánica batalla en América, los obreros de Europa han sentido instintivamente que los destinos de su clase estaban ligados a la bandera estrellada”.

La carta iba dirigida a Lincoln.
Está fechada en noviembre de 1864
La firma Carlos Marx

Ocurrencia ilergeta

Lo he dicho esta mañana en Lleida: "He conocido bastante de cerca el comunismo realmente existente. Cuando cuento lo que he visto, siempre hay alguno que me responde que el socialismo es una buena idea, pero ha sido mal aplicado. Como me lo han dicho ya unas cuantas veces, he decidido tomarme en serio el argumento. Miren ustedes: El capitalismo es una buena idea, pero está siendo mal aplicado".

La LOGSE entra en campaña


jueves, 15 de marzo de 2012

La radiación ha perdido mucho glamour

Y para muestra:


Más ejemplos de que la radiación ya no es lo que era AQUÍ

El aburrimiento dialéctico

Ante la discretísima propuesta de la Consellera d'Ensenyament, que quiere que los jóvenes aspirantes a maestros obtengan como mínimo un 6 en lengua catalana y castellana en selectividad (un 6 de los de ahora, que tampoco es una heroicidad lo que se les pide), un cerebrín multicultural desacomplejado respondía que es una medida discriminadora, porque cierra el paso a la docencia a los hijos de emigrantes con escaso dominio de la lengua. Mientras lo oía, pensaba yo que esto de que sea todo posible y toda opinión respetable, nos deja sin margen para el ridículo. ¡La postmodernidad comienza a ser de un aburrido...!

lunes, 12 de marzo de 2012

Als 85

Avui he rebut una carta que diu el següent:
S'admira algú dels meus vuitanta-cinc
i no és cert, no són pas els anys que tinc,
són els anys que he tingut,
i el que tinc de debò és aquest minut,
¿Quants minuts més vindran? No puc saber-ho.
Poso cada matí el comptador a zero.
Cada matí la vida recomença
i cada nit fa vaga.
Durant quinze hores hi ha una lluita intensa
i en cada esforç el pes del temps s'amaga.
És la història d'un cos que ja es fatiga
i d'un cervell amb resistència amiga.
Qui m'ha inventat m'ha fet feliç i lliure
i m'ha ensenyat que viure és un somriure.
Amics meus del camí:
quina gran sort que encara esteu amb mi.

Signa el poema JME (és a dir, Josep Maria Espinàs) i afegeix aquestes paraules: "Gregorio Luri: gràcies, amic, per tenir-me present en les teves oracions felicitatòries.
Una abraçada".

sábado, 10 de marzo de 2012

Moebius


El caso es que me volví loco intentando localizar a Jean Giraud para organizarle, con Pedro Azara, una exposición en el Colegio de Arquitectos de Barcelona. No hubo manera. Todos los caminos conducían a teléfonos que nadie contestaba. Hoy he sabido que se había retirado a morir.

viernes, 9 de marzo de 2012

Por qué soy un antiguo (y van...)

Porque las pesadillas siempre son las mismas



Vía: COMICS ALLIANCE

Sobre la buena educación

"To those of you who received honors, awards, and distinctions, I say, well done. And to the C students, I say, you too can be president of the United States".

George W. Bush, en un discurso a los estudiantes de Yale, 33 años después de su propia graduación en esta misma universidad.

jueves, 8 de marzo de 2012

¿Pero qué significa, exactamente, “ser un antiguo”?


Básicamente significa que en estos tiempos nuestros en los que se identifica inmediatamente, sin la más mínima sombra de duda o sospecha, lo nuevo con lo bueno, uno se para a pensar y dice, “quizás”.
Ser un antiguo significa que uno mira con cara de bobo a estas gentes que se creen que por poseer acceso a internet ya tienen hilo directo con la sabiduría. Con una sabiduría, por cierto, que lo único que parece que les revela es que todas las opiniones son igualmente legítimas y que todas las formas de vida valen lo mismo ante la historia. 
Ser un antiguo es mirar con cara de incrédulo a las buenas gentes que quieren ser autónomas y, al mismo tiempo, se quejan de que los políticos no resuelven todos sus males.
Ser un antiguo es pertenecer al partido de Eliot, es decir, compartir la convicción de que hay cosas permanentes. Por ejemplo, la necesidad humana de consuelo.
Ser un antiguo es comprender que, si no podemos creer con seguridad en nada, parece prudente preservar de la increencia las instancias colectivas que parecen proporcionar consuelo, la familia, por ejemplo.
Ser un antiguo es encontrar algo de Homero en los Simpson, y creer que eso que se encuentra en ambos sitios debe reflejar algo permanente en el hombre.

Soy un antiguo


La "fiesta" continúa

Decía en una entrada anterior que la noche del Día D, la del desembarco en Normandía (6 de junio de 1944), tenía lugar una "fiesta" en casa de Charles Dullin a la que asistían, entre otros, Sartre y Beauvoir, Camus y María Casares, Michel y Louise Leiris y Raymond Queneau. Sigamos ahora con el resto de días del abecedario.

Poco después Queneau apareció como un miembro destacado del “comité de depuración cultural” de escritores, el más radical de todos los comités de depuración que se crearon en Francia tras la retirada alemana. Se estrenó a principios de septiembre de 1944 publicando el nombre de doce traidores, entre los que se encontraba Céline.

Camus se mostró en un primer momento partidario de las purgas, enfrentándose por ello, desde las páginas de Combat, con Mauriac, que escribía en Le Figaro. Los dos admitían que el proceso de depuración se estaba desarrollando de una manera caótica, pero Camús se mostraba dispuesto a llevarlo hasta el final. Mientras algunos colaboracionistas con amigos, como fue el caso de Cocteau, no sufrieron ningún acoso, otros, incluso marginales, eran acusados de traición. Como siempre pasa en estos casos las rencillas políticas (Aragón pretendió vengarse de Gide, por sus críticas de 1936 a la URSS, con oscuras acusaciones), las enemistades personales, el oportunismo y el revanchismo se mezclaban con la voluntad de De Gaulle de construir el mito de una Francia resistente. Camus consideraba que para que Francia pudiera renacer había que llevar adelante una auténtica purga, mientras que Mauriac defendía la reconciliación nacional en nombre de la caridad. En un artículo de enero de 1945 Camus escribió: “Como hombre, puedo admirar al señor Mauriac por saber estimar a los traidores, pero como ciudadano deploro su actitud, ya que este amor nos conducirá inevitablemente a convertirnos en una nación de traidores y mediocres, en una sociedad que no deseamos”. Sin embargo poco a poco fue variando su posición y en un artículo de Combat del 30 de agosto de 1945 reconocía que las purgas estaban completamente desacreditadas. Finalmente en 1948 admitió que Mauriac había tenido razón desde el principio. Con este gesto, al que hay que añadir sus críticas al estalinismo y su enfrentamiento con Sartre, Camus fue poco a poco siendo postergado por parte de la izquierda francesa.

Sartre, el más espabilado de todos, supo reinventarse sagazmente y construirse una imagen de resistente que nada tenía que ver con la realidad de su pasado. El 9 de septiembre de 1944 escribió en Les Lettres Françaises: “Nunca fuimos tan libres como durante la ocupación alemana. Perdimos todos nuestros derechos, comenzando por el de expresión; nos insultaban cada día y teníamos que callar, nos deportaban masivamente como trabajadores, judíos o presos políticos; por todas partes (en las paredes, en los diarios y en las pantallas del cine) se nos hacía visible la vil imagen que nuestros opresores querían dar de nosotros:  por todo eso, éramos libres.” Cuando el Atlantic Monthy publicó este artículo, presentó a Sartre como “uno de los líderes de la resistencia".

El fútbol da para todo

Ley general: Cuantos más humanos se juntan, más humanos se manifiestan o, como también puede decirse, allá donde hay muchos humanos, se amplifica la posibilidad de lo humano.

Vía The Lolbrary

VII Jornades de filosofia a Lleida


PROGRAMA: 

martes, 6 de marzo de 2012

La postmodernidad explicada a los fumadores

La postmodernidad es aquel estado de la inteligencia en el cual un fumador no sabe lo que es una pipa.

O sea:



La "Fiesta" del Día D


En la primavera de 1944 en el París ocupado, los intelectuales que después serían lumbreras de la Rive Gauche se entretenían con juergas que duraban toda la noche y a las que daban el nombre de “fiestas”. Además de los imprescindibles, Sartre y Beauvoir, a veces hacían acto de presencia artistas famosos, como Picasso, acompañado de Maar. Beauvoir describió las "fiestas" en La force, como saturnales de un erotismo contenido. Por cierto que ella había sido expulsada recientemente del colegio en el que trabajaba de maestra por “incitación al libertinaje menor”, que en su caso significaba, por seducir a una de sus estudiantes, Nathalie Sorokin, cuya madre se quejó a las autoridades. Pero ya se sabe que hay pedofilias y pedofilias. Pocos meses después Beauvoir comenzó a presentar una serie de programas sobre la historia del music-hall en Radio Vichy. Pero volvamos a las "fiestas". Allí se iba, sobre todo, a beber. A beber hasta emborracharse, que era lo glamuroso. “El alcohol nos hacía perder la contención. Nadie objetaba nada contra la embriaguez y, de hecho, algunos la consideraban una obligación. Leiris, entre otros, se aplicaba con gran celo y unos admirables resultados”. “Poníamos discos –añade Beauvoir-, bebíamos y pronto comenzábamos a ir de aquí para allá por toda la casa, aturdidos”. Como el toque de queda duraba hasta las siete de la mañana, las fiestas se prolongaban hasta esta hora. “Comenzamos a organizarlas sólo para pasarlo bien, no tenían nada que ver con reuniones editoriales ilegales ni con nada semejante”, confesó posteriormente Sartre. La noche del Día D, la del desembarco en Normandía, la fiesta se celebraba en casa de Charles Dullin, director del Théâtre de la Cité. Entre los asistentes se encontraban Sartre y Beauvoir, Camus y María Casares (que animaban las fiestas con sus pasodobles), Michel y Louise Leiris y Raymond Queneau.

Fuente: Alan Riding, Y siguió la fiesta

The Socratic Philosopher and the American Individual

Interesante artículo de Peter Augustine Lawler sobre Allan Bloom en The Imaginative Conservative.


lunes, 5 de marzo de 2012

El lema del homo psicologicus

Henri Banks. Think, 2012.

De ahí la sustitución de la opinión pública por la emotividad pública y de la sinceridad por la autenticidad.

sábado, 3 de marzo de 2012

Francia, geografía electoral

Resulta que, según explica Thomas Wieder en Le Monde, la democracia en Francia es una cosa radial. Si nos situamos en el centro de París podemos ir trazando círculos concéntricos y a medida que ampliamos el radio 8de 10 en 10 km) nos va saliendo el mapa electoral de Francia:
• En el centro de París ganará François Hollande
• De 10 a 20 km, Le Pen sube como la espuma
• De 30 a 40 km domina Le Pen
• De 40 a 50 km, es el territorio Sarkozy
• A partir de los 60 km Hollande mejora sus expectativas.

Básicamente ocurre lo que ya sabíamos: el cinturón rojo de París se ha hecho lepenista y las clases urbanas multi-culti, socialistas. Cuando se trata de elegir entre la identidad de clase y la identidad nacional los obreros parece que no tienen dudas. Orwell fue el primero en tomar nota de ésto al observar que cuando Stalin tenía que movilizar a los rusos contra los alemanes no apelaba a la solidaridad de la clase obrera, sino a la defensa de la Madre Rusia contra el invasor. Es decir, que al mismo tiempo que los obreros franceses se han hecho de derechas, los dirigentes de la derecha se han hecho estalinistas.

Desfaciendo entuertos

No es cierto que los hombres seamos unos quejicas. Resistimos estoicamente los embates del dolor. Lo que ocurre es que a nosotros nos atacan los virus y bacterias más grandes, feroces e insaciables. Una décima de fiebre en nuestro caso tiene unos efectos multiplicadores en nuestra hombrealgia, que vienen a equivaler a dos o tres grados de fiebre en las mujeres. ¡Si ellas supieran lo duro que es ser hombre! No solamente no somos unos quejicas sino que para lo que nos duele una gripe, aún nos quejamos muy poco. Esas miradas de superioridad perdonavidas que nos lanzan cuando nos ven sufrir sólo pone de manifiesto el abismo de su ignorancia.

Firmado: Un exgriposo.

Jerónimo Merola y el deber moral de ser inteligente

Encuentro en un libro más que interesante, la República original sacada del cuerpo humano ,  del médico de Balaguer   Jerónimo Merola  una ...