jueves, 8 de diciembre de 2016

RIP Greg Lake

¿Por qué admiro a Balmes? (al filósofo, no a la calle)

"Extraño a todos los partidos y exento de odios y rencores, no pronunciaré una sola palabra que pueda excitar la discordia ni provocar la venganza; y, sea cual fuere el resultado de tantos vaivenes como agitan a esta nación desventurada, siempre podré decir con la entera satisfacción de una conciencia tranquila: No has pisado el linde prescrito por la ley, no has exasperado los ánimos, no has atizado el incendio, no has contribuido a que se vertiera una gota de sangre ni a que se derramara una sola lágrima."

Jaime Balmes, 
Consideraciones políticas sobre la situación de España
1840.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

PISA, una cierta mirada a Cataluña

La Consellera d'Ensenyament de Cataluña ha hecho unas curiosas declaraciones (se pueden encontrar AQUÍ) que suenan bastante a "excusatio non petita". No voy a entrar a discutir sus puntos de vista, pero sí me parece oportuno introducir una perspectiva un poco diferente a las habituales sobre el estado de la escolarización obligatoria en el Principado. 

En esta tabla se muestran resultados de matemáticas en las tres últimas pruebas de PISA y en la reciente del TIMMS. Ya saben ustedes que PISA se aplica a alumnos de 15 años y el TIMMS a alumnos de 10. En cada casilla se recoge la diferencia entre el porcentaje de alumnos que hay en las dos franjas superiores de resultados (el primer número) y las dos franjas inferiores (el segundo). En PISA se insiste que los alumnos que se encuentran en las dos franjas inferiores no poseen las competencias intelectuales elementales. 

La gran ventaja de PISA es que sitúa a la pedagogía ante sus responsabilidades políticas. Por supuesto, nada impide torear los resultados con un galleo por chicuelinas. 

PISA, quinta impresión (sobre la importancia de las virtudes intelectuales)

Desde hace mucho tiempo vengo sospechando que nuestros alumnos no están equipados intelectualmente de manera tan pobre como nos muestran las evaluaciones periódicas. No quiero decir que sean excelentes, sino que hay algo que distorsiona sus resultados, interponiéndose como un freno entre lo que saben y lo que hacen.

En una ocasión en que formé parte de un grupo de personas encargado de confeccionar unas pruebas para ser aplicadas en Cataluña a alumnos de primaria, me di cuenta del rostro exacto que tenía ese fantasma: se trataba de la capacidad atencional. Desde entonces sospecho que las pruebas -PISA y el resto- nos informan más del estado de la educación de la atención de nuestros alumnos que de sus conocimientos o competencias.

Ahora ya sabemos que si bien es normal que la atención decaiga a medida que avanza una prueba, en el caso de los alumnos españoles, la atención se derrumba. Podemos hablar, si quieren de esfuerzo, perseverancia, coraje o de motivación... pero en el fondo, lo que hace aguas es su capacidad para mantener su atención fija en una tarea más allá de media hora. Por eso a medida que va avanzando la prueba van cometiendo más errores estúpidos.

Algunos se refieren a la atención como una "capacidad no cognitiva". Yo prefiero integrarla en las virtudes intelectuales.


Calderón y Descartes

Mas solamente te digo
que soy tu amigo, y adviertas
que, tal vez, los ojos nuestros
se engañan, y representan
tan diferentes objetos
de lo que miran, que dejan
burlada el alma. ¿Qué más
razón, más verdad, más prueba
que el cielo azul que miramos?
¿Habrá alguno que no crea
vulgarmente que es zafiro
que hermosos rayos ostenta?
Pues, ni es cielo ni es azul.

Calderón, Saber del mal y del bien.

¿Se podría hablar de un cartesianismo calderoniano o de un calderonismo cartesiano? Me parece que no. Si bien es cierto que, al mismo tiempo que Descartes, en 1619, a raíz de un sueño, se pone a dudar metódicamente de todo, don Pedro Calderón escribe La vida es sueño, la duda de este último es más existencial que metódica:

"... pues estamos
en un mundo tan singular,
que el vivir solo es soñar;
y la experiencia me enseña
que el hombre que vive, sueña
lo que es."

Calderón, La vida es sueño

A Descartes, el método le permite creer que se ha liberado del sueño y hallado la certeza; a Calderón la experiencia le enseña que toda certeza sólo es certeza en el sueño.

martes, 6 de diciembre de 2016

PISA, Cuarta impresión (érase una vez en Finlandia...)


PISA, tercera impresión (va de procedimientos)

Quien tiene conocimientos (esos "datitos" que, según el ínclito César Bona, los profes carcas metemos en las cabezas de los pobres niños), tiene procedimientos. Y es que lo que no puede ser, no puede ser. Y además, es imposible.